domingo, 21 de enero de 2018

Domingos

Creo que no hay mejor momento para empezar reinicios que un domingo y este 21 en particular ha venido fuerte, con varios días haciendo de redobles he intentado ponerme manos a la obra, o al teclado, viendo qué quiero y qué no, cuántos días necesito para reubicarme y qué camino escoger.


Lo más importante, todo el rato quiero estar sola, en serio, cada vez soy más ególatra, ermitaña y petarda, pero mi cabeza se empeña en que aislada estoy mejor, afortunadamente no he decidido tanto, pero os prometo que soy mi mayor fan o mi mejor mejor amiga, no tengo claro el rol.

El caso es que he desconectado de OT incluso, aunque ayer en un bar pensase "esa lleva el jersey de Amaia", creedme, apagar el 24h. es todo un logro.

Necesito apagar muchas inseguridades, encender los "NO", vender mis ganas de llorar y comprar comida, de verdad, mi nevera no podría estar más vacía.

Creo estar haciéndome una terapia, de esas raras donde tus doctores se llaman Netflix, Spotify y el libro que toque. Ya siento si molesto a mis vecinos, pero me importa más bien poco. El caso es que son muchas las duchas de pensar que me estoy dando y sigo sin saber nada, qué asco.

Intento dar señales de vida sin mucho éxito, pues no tengo fotos decentes para instagram, ni nada interesante que contar, todavía.

No sé qué quiero pero lo quiero conseguir, no os hacéis una idea de lo que frustra.

Lo que sí quiero es sacar todos los susurros, gritos y comentarios que tengo dentro. Todavía conservo ese imán que me traía a este blog, así que no está de más probarlo, total, más no podré equivocarme.

lunes, 31 de julio de 2017

Mi rincón secreto



 Tengo un lugar secreto donde escapar, un tesoro, una caja mágica, una máquina de teletransporte, una reliquia.

Tengo un castillo, un castillo abandonado hasta ahora.
Con torres que guardan recuerdos, y piezas que completan mi puzzle.

Mi tubo de escape o mi gasolina para la imaginación, tengo una fortaleza de esas que sólo defienden de malos pensamientos... y atraen los más locos. Donde viajo, tropiezo, pero sobretodo.. sueño

Todas las noches hay un gran baile, iluminado por las estrellas, con o sin toque de queda, para bailar solo... o acompañada.
Hay sorpresas en cada rincón y todos al final encuentran el amor
y no importaba todo lo que había podido pasar durante el día, ni que los caballos paseasen por la cocina, sólo había que dar vueltas hasta que doliesen los pies, observar con brillo en los ojos, reir hasta que doliese la tripa y pararse sólo si era estrictamente necesario.

Hace años pasaba las tardes enteras en mi castillo, pero con el tiempo dejé que cogiese polvo, dejé de inventar historias mágicas y empecé a creer que los mayores tenían razón, mi niña interior se quedó con él, le obligaron a marcharse porque su mundo ya no era infantil como ella
Eché de menos a ese pequeño rincón, donde todo, por imposible que fuese, era posible, donde los finales felices siempre llegaban.

Y con 23 años, a mi manera, lo demostré... porque volví yo

miércoles, 5 de julio de 2017

Guerra de amigas


A veces me da por ser cruel, hoy más aún. He decidido retar a mis amigas para un gran premio final, tendrán que hacer el unicorn challenge, el suelo es lava, llamadas telefónicas y mucho más.

¿Qué gana la finalista? Una semana entera en el Medusa Sunbeach Festival, del 9 al 15 de Agosto en Cullera, Valencia, donde seremos VIPS y veremos en primera fila a Alesso, Steve Aoki, Dimitri Vegas y muchísimos más. Además será nuestro primer festival, la competición es mayor...
¿quién ganará?

miércoles, 10 de agosto de 2016

Siempre viajando

El mundo es como un libro. Y aquellos que no viajan sólo leen una página.


Yo soy de devorar hojas, a mi manera, con ofertas de última hora y millones de improvisaciones.
Todo sucede con una chispa, un "vamos a escaparnos" o un "ven conmigo".
Me subo al tren, bus, coche o donde me mandes. Da igual, playa, montaña, pueblo o ciudad. Que si fuese por mí mañana mismo me iba a la luna.

Mi corazón tiene motor propio, de esos que bombea pisando suelo desconocido,
Perderse por la tierra es una forma de encontrarse, lo único que me puede parar es un semáforo o un lugar increíble que debe fotografiarse.
Sin mapas, sin miedos, sin destinos. Donde te lleve el viento, donde te conduzca la corriente, donde te arrastre la marea... por carreteras eternas que te hagan sentir igual

Y así, poco a poco, conoces paisajes, historia, personas, comida, emociones, estrellas, atajos y obstáculos. Te enamoras de rincones que no volverás a ver y tu mayor deseo es poder recordar cada calle, cada tienda y cada baldosa para siempre.

Así es como vivo, con una historia constante de amor no correspondido, con encuentros fugaces y despedidas permanentes.

Rellenando un mapa año tras año, completando mi puzzle, comiendo el mundo con mordiscos pequeños y viajando... siempre viajando

domingo, 17 de julio de 2016

INTERNET FRIENDS




Es curioso lo que te puede traer una simple pantalla, personas que están lejos pero se sienten cerca.
Y no sabes lo difícil que es explicárselo a tus amigos que no entienden por qué te quedas embobada mirando al móvil o por qué te quedaste hasta las 4 hablando por skype.
Empiezas con un conjunto de píxeles que se convierten en sentimientos, que acaban siendo tus mejores amigos.

Por su culpa se han subido mis expectativas a la hora de conocer a alguien nuevo, me han hecho más fuerte cuando me sentía débil, me han hecho sentirme menos sola, me han hecho contar esto, me han hecho susurrar secretos a un ordenador, pero sobre todo, me han hecho creer en una vida diferente. Internet decían que era peligroso, pues bien, ahí está el peligro. Cuando el conectarte a internet te conecta con personas, personas que te hacen bien.

Es duro saber que en tu día a día no te los vas a encontrar por la calle, es raro pensar que cuando lo pasabas mal ellos estaban ahí, que los abrazos virtuales se sienten y que vas a acostarte cada día deseando que ellos estén en tu cuarto.

Estuve así durante meses y parecían siglos y ahora tengo la suerte de haber roto la barrera, de haber desvirtualizado a personas que he querido incluso sin haberles conocido, aunque el concepto de conocer, es muy relativo.
Ya no necesito aparatos de por medio para estar con ellos, sólo unos altavoces para bailar y una cámara para guardar mil recuerdos. 
Los amigos de internet son un tesoro, un tesoro que además de hacerte más valioso te llena por dentro. 
Así que gracias a todos ellos, porque hicisteis muy fácil eso de querer.